7
Nov

El concepto de la lealtad a una empresa en el mundo laboral está dando un nuevo giro en la gestión empresarial, apoyándose en otras necesidades más arraigadas en el ser humano: la calidad de vida. El respeto a la salud mental, emocional y física, y la creación de valor mediante vínculos emocionales para lograr colaboradores leales y duraderos constituyen una nueva y creciente tendencia humanista.

Las necesidades humanas no han cambiado mucho a lo largo de nuestra historia y es muy poco probable que lo hagan ahora, pero la manera en que estas necesidades eran tradicionalmente satisfechas en la Era Industrial nos enseñó a pensar en término de productos y servicios, jefes y empleados. No es así como tenemos que pensar en el futuro. Todos somos parte de una entelequia llamada empresa, en donde la suma de esfuerzos genera resultados en pro de la economía y de la sociedad de la cual forma parte; todo esto basado en confianza y relaciones.

Actuar desde el concepto de Calidad de Vida es la búsqueda en el ámbito de toda la empresa, de una conexión sostenible que haga que los trabajadores se sientan tan valorados y bien cuidados, que construyan caminos para ser leales. Los seres humanos compartimos necesidades espirituales, personales y físicas de alto nivel y las empresas que puedan satisfacer estas necesidades profundamente arraigadas se beneficiarán de las fuertes influencias que éstas ejercen en el comportamiento de su talento humano.

Cuando una empresa se preocupa de ayudar a su gente, está demostrando que se interesa en su bienestar y desarrollo, lo que irremediablemente le lleva al crecimiento del compromiso y beneficios que éstos aportan a la compañía. La clave quizás está en saber elegir qué diseñar para este enlace, investigar a qué le dan importancia dentro de sus afectos y generar estrategias relacionadas que nos generen resultados exitosos en la construcción de esta relación ganar-ganar.

Desde esa perspectiva el diseñar desde la estrategia de Calidad de Vida se convierte en el puente entre la satisfacción y la lealtad, otorgando a la emoción un rango estratégico, que permite reconocer su importancia en la creación y desarrollo de la identidad de hacia la empresa y en la gestión de la experiencia con y para sus colaboradores.

“El antiguo paradigma sostenía que lo ideal era que la emoción actuara sin dejarse llevar por los motivos -dice Goleman. El nuevo paradigma nos obliga a armonizar mente y corazón”.

Category : Bienestar Organizacional

2 Responses to “Calidad de Vida: un camino hacia el compromiso”


MARTHA GONZALEZ 28 01, 2009

SI ME PUEDEN CONTACTAR PARA MAYOR INFORMACION SOBRE LA PAGINA

Gracias por enviarme tan valiosa y útil información, lo considerare y estaré en contacto, les auguro mucho éxito en vuestro enfoque combinando lo practico y humanista, es sumamente importante si reconsideramos la necesidad de equilibrio tanto en lo social como en lo organizacional y solo es posible interviniendo e influenciando en la actuación del equilibrio individual. Sigan aportando su grano de arena en la formación de mejores trabajadores en ese esfuerzo se encuentra la mayor satisfacción. Julio Febres. 04144709400.



*